Con cada página que leíamos, nuestra cara iba cambiando. ¿Por qué, Cassandra? </3