¿POR QUÉ SIEMPRE NOS HACEN SUFRIR?