Si tienen una mascota con nombre literario, ¡compartan!