Interrumpir una lectura debería considerarse pecado.