Sufro más por personajes ficticios que por todo lo demás.